" La Sombra Del Naranco ": Nuevos horizontes

sábado, 20 de septiembre de 2008

Nuevos horizontes


La idea está clara ya, poco a poco y cueste el tiempo que cueste, hemos girado el timón y ahora sólo depende del azar lo que cueste llevar a cabo la misión, que cada vez va tomando rumbo aunque muy lentamente, seguramente nos llevará unos años porque nada está fácil en éstos tiempos.

El tomar una decisión así no es fácil sabiendo como está el panorama laboral y económico más aún cuando en el sitio actual tenemos todo lo materialmente necesario para poder seguir toda una vida. Pero los motivos son otros, la salud cada día más resentida, sin ir más lejos una tensión arterial mínima de 10.6 es un motivo importante para comprender cual puede ser el final de una vida.

Lo que para muchos es novedad y desafío. para mí se ha convertido en condena de por vida, trabajar y seguir trabajando sin parar sometido a una serie de circunstancias para nada positivas familiarmente hablando.

El seguir aguantando, es una opción que puedo seguir; soñando siempre con lo que pude hacer y no hice. Pero para nada deseo tal destino.
No es una decisión poco meditada e inmadura, no. Las circunstancias de cada individuo son únicas y los retos personales sólamente los sabe uno mismo.

Mi trabajo como taxista me encanta, como ya he dicho infinidad de veces, pero no es cuestión de juzgar la dedicación en la cual he llevado a cabo 21 años ininterrumpidamente que forma parte de mi ser, como persona. Nunca se sabe cual es nuestro destino, y cómo dije antes puede ser que nos cueste unos años llevar a cabo nuestra NECESIDAD de cambiar de vida radicalmente.

Así entonces seguiré con el mismo ritmo de siempre con las mismas ganas y el mismo objetivo que no es otro que el atender las necesidades familiares día a día; moveremos pieza en el momento adecuado y en el lugar preciso, y no hace falta especificar nada más.

Con una familia que se ama y te sientes querido, es más fácil tomar determinaciones importantes y decisivas.

Pase lo que pase, salga bien o salga mal, en la vida hay que correr riesgos si deseas alcanzar un objetivo.

Entonces dicho lo anterior, sigamos hablando de sentimientos y de mi querido oficio que es taxista.

No hay comentarios: